EMIGRANTES DE AYER Y HOY

Ellos sí lo tenían difícil

En Europa, los emigrantes españoles de la posguerra ocuparon inicialmente puestos poco cualificados. Los españoles que emigraron al Reino Unido venían atraídos por la información de familiares y amigos. Eran ellos quien les proporcionaba los permisos de trabajo necesarios o a través de agencias intermediarias que les facilitaban los trámites burocráticos. Los permisos de trabajo eran expedidos por las autoridades británicas, asignando a los emigrantes a puestos de trabajo específicos, sobre todo en el sector del servicio doméstico, sirviendo a familias o bien en hoteles, restaurantes, hospitales o residencias y casas. También en el sector de la minería. Por tanto, el español emigrante dejaba España con visa de turista y regularizaba su situación una vez en Reino Unido.

El trabajo y la residencia en Gran Bretaña eran muy restringidos. Las oportunidades laborales y de movimiento del emigrante español estaban muy limitadas: era obligado a permanecer en el sector doméstico durante cuatro años antes de poder ejercer libremente su profesión, cambiar a otros sectores o establecer un negocio. Como consecuencia esta emigración a menudo conlleva una devaluación de las habilidades y percepción del estatus social de los emigrantes españoles que emigraron por necesidad económica o para mejorar sus oportunidades y calidad de vida.[1]

Nosotros tampoco lo tenemos tan fácil

 A día de hoy la situación es muy diferente, aunque en el ente social británico predomina la idea del español necesitado, analfabeto y sin conocimiento de la lengua.

Pero la historia también influye en la percepción que tenemos de nosotros mismos. Ningún francés o escandinavo se plantea trabajar como camarero teniendo una titulación universitaria. Si bien es cierto que nosotros nos vemos limitados porque la mayoría no tenemos un buen dominio del idioma cuando llegamos, también lo es que muchos de los titulados provenientes de otros países europeos no tienen un nivel bilingüe, y ello no les impide empezar en puestos de trabajo cualificados.

Por ello, con este blog pretendo que la percepción que tenemos de nosotros mismos cambie y con ello el cambio en la percepción que los británicos tienen de nosotros. La mayoría de nosotros somos titulados universitarios -pero de los de verdad, de los de licenciaturas de cinco años- tenemos masters, y hablamos más de un idioma. Nuestras universidades e intelectuales son internacionales y relevantes -tenemos 7 premios Nobel en nuestro haber- y todo esto es ignorado, pero nosotros, la generación emigrante mejor preparada lo vamos a hacer ver. Es importante que exportemos una imagen de excelencia y capacidad, para que cuando en los departamentos de RRHH vean el CV de un español y un sueco, alemán u holandés, no prefieran a cualquiera de éstos últimos antes que el nuestro.

NOSOTROS PODEMOS!!